Se trata de una planta perenne que es capaz de alcanzar los dos palmos de altura. El hipérico es conocido desde hace siglos. Hipócrates, conocido por muchos como el padre de la medicina, ya lo citaba como analgésico y contra la ansiedad. Durante la edad antigua incluso se llegó a pensar que el hipérico alejaba los malos espíritus, por lo que cuando se desencadenaban epidemias en las ciudades, sus habitantes quemaban ramas de hipérico.

Se trata de una planta herbácea que crece de forma silvestre en ambientes secos y soleados. Sus hojas son ovales y tiene flores de un brillante color amarillo. En las hojas se pueden ver unos pequeños agujeros negros, pero que en realidad son las glándulas que contienen el aceite esencial.

El hipérico y el criterio científico

A finales del siglo XVIII el uso del hipérico se quedó limitado casi exclusivamente al uso tópico para el tratamiento de heridas, gracias a su acción antiséptica y cicatrizante, o en infusión con otras plantas para conseguir una acción sedante para el alivio de estaos nervioso. Fue a partir del siglo XX cuando la investigación científica se centró en su acción beneficiosa para los estados de ánimo decaídos.

Hoy se sabe que el hipérico tiene una compleja composición química, y es eficaz contra las depresiones o estados bajos de ánimo debido a su acción sobre distintos neurotransmisores. En las últimas dos décadas se han realizado numerosos estudios clínicos que avalan su utilidad para el tratamiento del decaimiento, ansiedad, depresión, terrores nocturnos o trastornos neurodvegetativos que se asocian con la menopausia. En su uso externo, los preparados a base de hipérico son eficaces para el tratamiento de las pequeñas heridas, quemaduras leves o escoceduras.

hiperico farmacias.com

Cuándo y cómo tomar hipérico

Es habitual que las distintas dificultades que nos encontramos a la hora de vivir, nos lleve a ciertos momentos en los que nuestro estado de ánimo esté más decaído de lo habitual. Que se puedan tener sentimientos de tristeza, angustia o abatimiento, dependiendo de las circunstancias que en cada momento nos rodeen. Estos son sentimientos pasajeros que suelen desaparecer a la misma vez que las preocupaciones que los causaron.

Pero hay que tener mucho cuidado y no confundir estos sentimientos pasajeros con la verdadera depresión, que se trata de una enfermedad que, de no tratarse de la manera correcta, puede llegar a ser grave, por lo que siempre debe ser diagnosticada, controlada y tratada por un médico que establezca el tratamiento necesario.

Realmente el hipérico puede ayudar en ambos casos, aunque en el caso de la depresión debe estar siempre controlado y supervisado por los especialistas médicos. En el caso del auto cuidado de la salud, sólo debes usarlo en aquellos casos de falta de ánimo debido a una causa concreta, siempre identificándola.

Para que la toma del hipérico sea eficaz debe tomarse en forma de preparados dosificados y estandarizados en hipericina, el principio activo que determina su eficacia. Se puede encontrar en forma líquida, como extracto fluido o tintura, o en formato sólido, cápsulas de polvo o extracto seco.

Hay que tener en cuenta que el efecto antidepresivo no se manifiesta hasta al menos los 10 días de comenzar el tratamiento y, por regla general, la dosis viene indicada por el laboratorio encargado de prepararlo. En el caso de su uso tópico, puede usarse la maceración de hipérico en aceite y en cremas o pomadas preparadas a raíz de la tintura o extractos. Las distintas preparaciones se pueden aplicar sobre la piel dos o tres veces al día.

Precauciones con el hipérico

Antes de comenzar con la toma de hipérico es necesario informarse muy bien, por lo que te recomendamos que consultas con profesionales sanitarios. El hipérico puede interaccionar con varios medicamentos, como por ejemplo los anticoagulantes, los antiarrítmicos o ciertos anticonceptivos orales. En el caso de su uso externo, pueden producirse algunas reacciones de sensibilización, por lo que si se usa en zonas descubiertas es necesario que se cubra esa parte para evitar manchas o irritaciones. A las personas con pieles blancas o sensibles que estén tomando un tratamiento con hipérico se les aconseja el uso de protectores solares altos. Aún no se han realizado estudios en embarazo ni lactancia, por lo que nunca, repetimos, nunca debe tomarse sin supervisión médica.

hiperico farmacias.com

banner app Farmacias.com

Otros artículos que te pueden interesar:

- Los 5 alimentos más adictivos: ¿por qué?

Excesos navideños: 10 trucos para combatirlos

Prevenir el cáncer con la alimentación es posible