A los laboratorios farmacéuticos ya no les vale con vender medicamentos a los almacenes de distribución o directamente a las farmacias, para su posterior acceso y venta a los ciudadanos.

La situación actual en el mundo farmacéutico lleva a que los laboratorios necesiten dotar a los farmacéuticos de herramientas para que puedan desarrollar nuevos servicios así como habilidades de venta cruzada y formación, para que las farmacias sean viables y para que estas vendan más, con el propósito de fidelizarlas.

De ahí que hayan surgido una variedad importante de plataformas 2.0 en la industria farmacéutica de formación de cara al farmacéutico. La guerra por fidelizar a la farmacia para vender sus productos está a la orden del día, pero a partir de ahora los laboratorios tienen que dar, en mi modesta opinión, un paso más. Se tienen que erigir y convertir en verdaderos colaboradores y asesores de salud de los pacientes a los que van dirigidos sus medicamentos.

Con la introducción del código QR y con las Apps de salud, las que ya hay y las que se irán desarrollando próximamente, la industria farmacéutica tiene una oportunidad única y rápida de llegar directamente al paciente y poder aportarle una información privilegiada sobre el medicamento que toma y dotarle de una información específica que le va ayudar a mejorar y controlar su enfermedad.

Ahora se abre la posibilidad de llegar al ciudadano y redirigirle a la web, plataforma 2.0 o App que cada laboratorio haya creado. Es realmente interesante para acceder a los pacientes con tratamientos crónicos, sobre todo aquellos polimedicados de diabetes, hipertensión y colesterol que son los que más gasto generan al SNS y que son los que precisan un mayor control de su salud, nutrición y desarrollo de hábitos saludables.

Por eso no es descabellado que en un espacio breve de tiempo veamos como los laboratorios, tanto de genéricos como de marca, incorporen en cada medicamento (ya lo hacen en algunos de OTC) un código QR que derive a una web con consejos específicos nutricionales y de hábitos saludables para diabéticos o hipertensos o de cualquier otra patología o enfermedad.

También podría redirigir a una App que haya creado o patrocinado el laboratorio que comercializa o distribuye un medicamento determinado y que dicha aplicación contribuya a mejorar la salud del paciente aportándole consejos o control sobre determinados hábitos.

arriola3

En el packaging del medicamento se verán códigos QR, direcciones web y Apps si cuenta con el beneplácito de la Agencia del Medicamento.

Esto no hace sino pensar que los nuevos medios digitales de comunicación, las redes sociales, los blogs, el cambio en la promoción que produce la era digital pueden hacer que los laboratorios se conviertan en verdaderos asesores o coaches de salud. Y esto es muy importante para la calidad de vida y control de las enfermedades de la población ya que va a generar un mayor número de hábitos saludables. Hay que destacar que repercutiría en el bienestar de la población y también en la salud económica de las arcas públicas evitando, a la larga, ingresos innecesarios, por ejemplo.

Los laboratorios cada vez invierten e invertirán más dinero para tener presencia y fortalecer su imagen digital en el mundo 2.0. Esto es imparable y es una realidad en todos los ámbitos.

Los farmacéuticos que sean poseedores de una identidad digital y divulguen a través de las webs o Blogs personales consejos de salud y que sean capaces de generar un contenido diferente e interesante van a convertirse en piezas codiciadas por la nueva oleada de webs y blogs de salud que empiezan a surgir, algunas de ellas con el beneplácito de algún laboratorio.

En mi opinión, los laboratorios farmacéuticos empezarán a ser, a partir de ahora y aprovechando la nueva difusión y acceso a la información que posibilita la era digital, agentes muy activos de promoción de la salud, incorporando información que ayude al paciente a sobrellevar y controlar la enfermedad.

Los farmacéuticos seremos piezas importantes en la difusión del aprovechamiento de estos canales de formación e información al paciente. Y formarán parte de las recomendaciones y consejos que como profesionales de los medicamentos trasladaremos a los ciudadanos en un futuro.

Tampoco debemos olvidar que los médicos y farmacéuticos recomendaremos Apps en un espacio más o menos breve de tiempo cuando cojamos la confianza en que son una herramienta útil para mejorar la salud y cuando nos preocupemos en aprendernos y perder un poco el tiempo por buscar aquellas que aporten algo de mejora o control en la salud de los ciudadanos. Yo te propongo la guía de Appdemecum y una propia que he elaborado: la guía FarmaApp.

arriola2

En 10 años, todos los pacientes crónicos estarán familiarizados con las nuevas tecnologías, usarán Smartphones y estarán preparados para sacarle partido a las Apps y a las nuevas tecnologías.

Por lo tanto, la industria farmacéutica ha desarrollado y desarrollará plataformas 2.0 que redundarán en beneficio del farmacéutico y del paciente. Les toca reinventarse.

¿Llegarán las Apps y Wearables a formar parte importante de la estrategia de los laboratorios para diferenciarse de la competencia para el control y asesoramiento de la salud del ciudadano? ¿Será el paciente el mayor beneficiado?

Esto no ha hecho más que comenzar, el mundo digital y globalizado está cambiando las reglas del juego. ¿Estás preparado?

banner app Farmacias.com