Turón, un valle del municipio de Mieres, situado en la parte central de Asturias, una zona que vivió el auge de la minería, llegando a sobrepasar los 20.000 habitantes, pero que en la actualidad apenas pasa de 4000, enmarca la farmacia Cachafeiro o como es conocida en el mundo 2.0: La botica de Teté.

Detrás de esta farmacia y exitosa web está Mª José Cachafeiro Jardón, una farmacéutica que desde muy pequeña siempre tenía clara su vocación, “aunque en mi casa no me tomaban muy en serio, supongo que porque no había ningún farmacéutico en la familia”. Un caso curioso si tenemos en cuenta la tendencia que se suele seguir en el sector, en el que la tradición familiar es una máxima a la hora de decidirse por la profesión farmacéutica.

Mª José es una apasionada de la farmacia, “me encantaba ir a la farmacia de mi pueblo, el olor a medicamentos al entrar, ver las cajitas tan ordenadas y colocadas, y sobre todo, el trato, verlos siempre dispuestos a aconsejar y ayudar”, nos cuenta esta farmacéutica que basa su vocación, precisamente en este punto, el trato directo y cercano con el paciente, ayudarle a estar y sentirse mejor.

Los comienzos de la Botica de Teté

Cursó sus estudios en la Universidad de Santiago de Compostela, y trabaja como farmacéutica desde julio de 1993, una vez finalizada la carera realizó las prácticas tuteladas de la facultad, que como nos cuenta Mª José, en su etapa de estudiante no eran obligatorias. Después trabajó como adjunta durante 3 años y posteriormente, ya en Turón, como titular.

La farmacia ofrece sus servicios en ese enclave desde que se abrió al público en el año 1934, bajo la dirección de D. Fernando González. En el año 1989 la titularidad pasó a manos de su hija Pilar que posteriormente se la traspasaría a Mª José a finales del año 2001. En esta farmacia desarrollan su labor profesional tres personas, dos de ellas son farmacéuticas y otra un auxiliar, los cuales hacen posible el trabajo diario de esta botica.

Situada en un valle, en este farmacia no atienden a un gran número de personas, aproximadamente a unos 80 pacientes al día, con una mayor afluencia de pacientes en invierno, “en verano mucha gente se va de vacaciones y las ventas se reducen” explica la creadora de La Botica de Teté.

cachafeiro3

Son muchas las consultas que se hacen en una oficina de farmacia al cabo del día pero, como nos cuenta Mª José, hay algunos caso que destacan del resto por su peculiaridad, “una señora a la que le habían recetado clotrimazol en óvulos vaginales, no había entendido el tratamiento y preguntaba cuántos tenía que tomarse al día … O el señor con un enema que preguntaba cuántos mililitros debía tomar… También tenemos un cliente que viene casi todos los días a la farmacia, revisa si algún folleto o revista nuevos, los coge y se va. En todas las farmacias se producen anécdotas curiosas, hasta hay un grupo de Facebook sobre ello”.

El día a día en la farmacia Cachafeiro es como el de la mayoría de farmacia: atención al público, recepción y generación de pedidos, revisión de stocks y caducidades, colocación de productos, etc. “La nuestra es una farmacia con un ambiente muy familiar, nos conocen y confían en nosotros” apunta Mª José.

La población de Turón es bastante mayor, por lo que los medicamentos con receta son los más demandados. La categoría de medicamentos publicitarios es la siguiente más fuerte, seguida de los productos dietéticos y la dermocosmética. La farmacéutica nos cuenta que la farmacia Cachafeiro es la más cercana al Centro de Salud, “aunque eso desde la implantación de la RE no influye tanto”.

María José nos cuenta que, bajo su punto de vista, los farmacéuticos representan a los profesionales sanitarios más accesibles a la población y en ocasiones los únicos que ven a algunos pacientes. Este es el caso de pacientes con patologías menores y de muchos pacientes crónicos que, con la implantación de la receta electrónica ya no ven a su médico de familia en seis o más meses, pero sí que van a la farmacia a retirar su medicación al menos una vez al mes. En ambos tipos de pacientes la labor de filtrado, control y en su caso, indicación de medicamentos sin receta, libera de carga asistencial al sistema sanitario.

Además, añade la farmacéutica, hay que tener en cuenta que debido al aumento de la esperanza de vida y a los avances y descubrimientos farmacológicos, cada vez son más los enfermos crónicos. “Sinceramente creo que no debe hacerse un abordaje de la cronicidad sin tener en cuenta al farmacéutico comunitario” concluye la Mª José.

La ubicación de esta farmacia en un lugar tan, a priori, alejado de las nuevas tecnologías no ha supuesto ningún impedimento para que su farmacéutica titular haya conseguido posicionar su farmacia en el mundo online, “ha sido una de nuestras grandes apuestas, somos muy activos en redes sociales, tenemos fanpage en Facebook con más de 1000 seguidores, perfil en Twitter con más de 2000 followers, perfil de Google+, cuenta de Instagram, de Pinterest, de Foursquare,… Además, en su web corporativa han incluido desde el pasado septiembre un blog en el que publican contenido todos los lunes y jueves.

¿Cómo decide dar el salto al plano virtual? Mª José es concisa, “los pacientes y usuarios de las farmacias están en redes y nosotros también debemos estar ahí”. La farmacéutica nos confiesa que es una enamorada de las nuevas tecnologías, Mª José cree que los profesionales sanitarios no deben dejar pasar la oportunidad de comunicarse con los usuarios y ofrecerles informaciones rigurosas de un modo entretenido y fácil de comprender. “He leído hace poco los resultados de una encuesta según la cual el 70% de la población consulta sus dudas de salud en internet ¿Alguien cree que los sanitarios no debemos estar ahí para responderlas?” expone la boticaria.

cachafeiro

En cuanto a la venta online Mª José no cree que la venta online de parafarmacia y medicamentos sin receta vaya a ser la panacea de la que se habla en algunas ocasiones. Para aquellos que se posicionen bien y puedan realizar una inversión importante seguramente será un negocio rentable, pero la farmacéutica no cree que la mayoría de las farmacias estén en ese caso.

Sin embargo, añade que sí que cree que tienen que ir adaptándose al canal online, aunque sólo sea por dar servicio a la población de referencia, a los clientes offline, que en determinadas ocasiones preferirán hacer una compra sin tener que desplazarse.

En lo referente a la venta online de medicamentos sin receta, Mª José no cree que vaya a ser un boom ni nada parecido, pero es algo que va a estar presente, obviamente. “La mayoría de los medicamentos para patologías menores se compran cuando nos surge la necesidad por lo que me parece que en general un paciente no va a esperar a recibir un pedido, cuando en el caso concreto de España, tenemos una gran red de farmacias, todo el mundo tiene una farmacia cerca de su casa” explica la farmacéutica, a lo que apunta que considera muy positivo el hecho de que se establezca un sello que permita a los usuarios tener la confianza de que el sitio web donde están comprando es realmente el de una farmacia.

Para Mª José la labor del farmacéutico la reconocen más los pacientes que desde los componentes del sector salud, aunque, apunta la farmacéutica, hay de todo y confía en que cada vez se reconozca más. Esta boticaria también confía en que los farmacéuticos comunitarios cada vez puedan aportar más, “somos unos profesionales sanitarios, en general, muy poco aprovechados”.

Desde la perspectiva de una farmacéutica de un pueblo pequeño, pero que esta adaptada a las nuevas tecnologías, ¿cómo ve la situación española de este sector? “Creo que la farmacia española vive un momento duro y de gran importancia, no son buenos tiempos pero estoy segura de que se superarán. Debemos reinventarnos y adaptarnos a las necesidades del paciente, ofrecerle los servicios que demanda”. Mª José es partidaria de no sólo dispensar medicamentos para curar o aliviar patologías, sin dejar de lado el medicamento, que la especialidad de los farmacéuticos y por tanto su razón de ser, también deben proveer diferentes productos y servicios enfocados al mantenimiento de la salud y la prevención de futuras enfermedades.

La farmacéutica de la botica Cachafeiro cree que, sin duda, España se encuentra por detrás de Europa en el plano farmacéutico, en parte por las regulaciones tan estrictas sobre publicidad, que en muchas ocasiones han “cortado las alas” al menos en parte a los más innovadores. Mª José expone un ejemplo “hasta la publicación del decreto de venta de medicamentos sin receta por internet, en muchas comunidades autónomas ni siquiera estaba permitido tener página web” .

La farmacia Cachafeiro y su homóloga virtual buscan aumentar las recomendaciones en productos de autocuidado, prevención y bienestar; continuar su apuesta por los servicios profesionales; en la botica tienen implantados los servicios de determinación de parámetros biológicos, de asesoramiento nutricional y el de cesación tabáquica (este último está costando arrancarlo un poquito más) y muy pronto, comenzaran con otros dos nuevos servicios; además, quieren continuar con nuestra labor de divulgación e información sanitaria online.

En el plano individual, Mª José se fija como objetivos profesionales ayudar a sus pacientes a mantener o recuperar su salud, a actuar de un modo preventivo, a implicarse con su propia salud y a que puedan obtener el mayor beneficio de la toma de su medicación. 

Objetivos que farmacia y farmacéutica se fijan como retos, un trabajo diario que contribuye a mejorar la calidad de vida de los vecinos de Turón, y gracias a Internet a todo aquel que precise consejo farmacéutico profesional. Un curioso y especial caso, buen ejemplo de adaptación a las nuevas tecnologías, y una muestra de amor y dedicación por el mundo de la farmacia.

Consulta toda la información de Farmacia Cachafeiro en este enlace.

¡Comenta en nuestro Foro!


banner app Farmacias.com