Después de ‘felices fiestas’ o de ‘feliz año nuevo’, las frases más repetidas durante las vacaciones seguro que son: tengo que ponerme a dieta y, no paro de comer todos los días. Y, es que, las navidades son una época de excesos, en todos los sentidos. Y las constantes reuniones familiares o con amigos, hacen que la comida no sea una excepción.

La palma de los excesos navideños en estas fechas señaladas se la llevan los dulces y las cenas copiosas, tan perjudiciales ambas para nuestra salud. Por eso, es importante planificar antes un menú que nos permita disfrutar de los placeres de la buena mesa, pero sin que ello signifique el descuido de la alimentación sana y equilibrada.

Una medida que puede resultar eficaz es la de introducir otro tipo de alimentos menos calóricos, como frutas, verduras o carnes magras, y que estén hechos con preparaciones y presentaciones más elaboradas y que escapen de lo cotidiano, consiguiendo así que se conviertan en platos más atractivos. También podemos introducir alimentos que sean depurativos y que así ayuden a reducir las molestias por los excesos navideños.

Por lo demás, hay que seguir las mismas pautas que se siguen durante el resto del año, no picar entre horas, huir de la comida basura y de las salsas calóricas y, dentro de las posibilidades, realizar ejercicio físico. Pero vamos a ver también algunos trucos que nos pueden servir para combatir los excesos navideños y evitar así que pasemos malos ratos en esos días especiales en los que estamos rodeados de amigos y familia.

Huye de los excesos navideños

  1. Malabarismo alimentario: o lo que es lo mismo, intenta compensar los excesos navideños con las distintas comidas. Por ejemplo, si se trata de una cita a mediodía, hay que intentar hacer una cena lo más ligera posible, comiendo frutas o un yogur desnatado. En cambio, si el atracón será por la noche, es recomendable que el almuerzo cuente con alimentos diuréticos y ligeros, como son espárragos o espinacas, que se puede acompañar de algún pescado a la plancha.
  2. No te saltes ninguna comida: y es que ya sea en navidad o en cualquier otra época del año, saltarse una comida nunca es beneficioso a la hora de perder peso. Al consumir menos calorías de las que el cuerpo necesita, el efecto es inverso a lo que se podría imaginar: el cuerpo acaba acumulando grasa. Reparte la ingesta de calorías en cuatro o cinco comidas, evitando así los grandes excesos navideños.
  3. Incluye alimentos ricos en fibra: ya que estos ayudan a evacuar y a aliviar el vientre hinchado. Frutas, compotas, frutos secos o ciruelas pasas son algunos de los alimentos que puedes incluir en el menú. Además, no olvides beber suficiente agua.
  4. Evitar las salsas: grandes enemigas a evitar durante la época de excesos navideños. Muchos platos por si solos no son malos, pero sí lo son las salsas o guarniciones que vienen con estos.
  5. Dulces, en su justa medida: otro de los grandes problemas de los excesos navideños es que también se da en lo que a postres y dulces se refiere. Es inevitable darse esa alegría, pero recuerda siempre seleccionar aquellos que de verdad apetezcan, consumirlos con moderación y, sobre todo, disfruta de cada bocado que des.

Estos son algunos trucos sobre la dieta para evitar consecuencias negativas tras los excesos navideños, pero vamos a ver otros consejos que hacen más hincapié en otro tipo de aspectos, que podríamos incluir dentro de una conducta social en vez de alimentaria.

  1. Reparte las sobras con los demás comensales: este año te ha tocado organizar la cena en casa y, como siempre, vuelve a sobrar un montón de comida. Huye de la tentación. Antes de que cada uno abandone y ponga rumbo a su casa, oblígalos a que se lleve cada uno algo de lo que ha sobrado. En caso de que todo se quede en casa, te verás en la obligación de comértelo en los días posteriores, antes de que todo se ponga malo.
  2. Ponte a cocinar sin hambre: más importante de lo que puedes pensar. Comenzar a confeccionar el menú con el estómago vacío puede derivar en un constante picoteo hasta que esté preparado, todos lo sabemos. Esto hará que a la hora de sentarnos a la mesa nos obliguemos a comer un poco más para “no hacer el feo”. Uno de los principales motivos de los excesos navideños.
  3. Sírvete un plato: en un plato vacío pon sólo y exclusivamente lo que te vas a comer. De esta manera podrás tener un control más o menos efectivo sobre los alimentos que ingieres. El picoteo hace difícil llevar esta cuenta, y así conseguiremos saber exactamente qué es lo que hemos comido.
  4. Mastica bien la comida: un consejo que sirve igualmente para el resto del año. La masticación tiene un papel importante en la saciedad. Antes de tragar, mastica entre 15 y 20 veces cada bocado, pronto te darás cuenta que no puedes comer tanto como pensabas.
  5. Controla el consumo de alcohol: con calorías de las que el organismo no saca ningún tipo de provecho. Para contrarrestar los efectos negativos, aconsejan beberse un vaso de agua por cada copa de vino. De esta manera se ayuda a la eliminación más rápida del alcohol y evitaremos tener sensación de hinchazón (otros lo llaman resaca) al día siguiente.

Estos son solo algunos de los pequeños trucos que desde Farmacias.com te damos para superar con nota los excesos navideños. Recuerda que como en cualquier momento, debes regirte por la lógica e intentar huir de los permanentes atracones navideños.


banner app Farmacias.com

Otros artículos que le pueden interesar:

- 5 consejos previos a empezar una dieta

- 10 consejos para el nuevo año

- 5 vitaminas esenciales contra el frío.¡No olvide supervitaminarse!